El Rali do Cocido rescata la especial de Vila de Cruces para su edición de 2019

El Ayuntamiento de Lalín acogió ayer la presentación de la edición 24+ del Rali do Cocido, segunda de su historia valedera para el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto (CERA). En ella se dieron a conocer las últimas novedades de una prueba que mantiene el 90 por ciento del trazado de la edición anterior salvo la recuperación de la especial de Vila de Cruces en detrimento de la de Carballeda y la reducción del tramo de Rodeiro-Dozón, que en la cita del 21 y 22 de junio, será retransmitido por primera vez por el segundo canal de la Televisión de Galicia. El presidente de la Escudería Lalín-Deza, Antonio Rodríguez Troitiño, cifró en 120.000 euros el presupuesto de este año, lo que supone un 10 por ciento más que el año pasado. Además, Troitiño adelantó que la entrada al tramo espectáculo del viernes sube de 3 a 5 euros en su estreno a doble pasada. El mandatario considera que la inscripción final estará en torno a 90 pilotos entre los que se encuentra la treintena de los que correrán en la categoría Legend, otra de las novedades de la edición de 2019.

Álex Moure, responsable de seguridad del Rali do Cocido, fue el encargado de resumir un trazado de poco más de 150 kilómetros cronometrados en el que se mantiene el tramo espectáculo en el Agro de Lalín de Arriba, el de Silleda, O Couto, Saborida y Rodeiro-Dozón, además del regreso a tierras cruceñas. Moure recordó que el shakedown del viernes por la mañana tendrá lugar en Soutolongo y que el ámbito del Concello lalinense será el principal centro de operaciones con parque cerrado, Fan Zone, dirección técnica y también, tal y como adelantó esta Redacción, el lugar donde se celebrará la ceremonia de salida y la entrega de trofeos. Un año más, las verificaciones técnicas se llevarán a cabo en el Pontiñas Centro Comercial y de Ocio Gadis, y la Semana Verde continúa como parque de asistencia para los participantes en la carrera.

Voluntariado vigués

Otra de las novedades de este año en el Rali do Cocido será la colaboración por vez primera de unos 150 voluntarios de la asociación Voluntarios de Eventos y Actividades de Vigo (Vodea) formada en su mayoría por antiguos voluntarios de Protección Civil de la Ciudad Olívica y especializada en eventos deportivos, culturales o religiosos. Los voluntarios echarán una mano en aspectos de seguridad de la prueba dezana. También está prevista la colocación de pivotes en las curvas para ensuciar menos las zonas entre las pasadas en lo que el propio Moure calificó como una “apuesta por el I+D+I” del evento deportivo con más tirón de público en toda la comarca dezana.

Por su parte, el secretario xeral para O Deporte, José Ramón Lete, recordó la calidad de las pruebas de automovilismo de Galicia subrayando que “de las diez pruebas del campeonato de España, Galicia cuenta con tres eventos, lo que supone el 30 por ciento del calendario”. De igual forma, José Vicente Medina, coordinador deportivo de la Real Federación Española de Automovilismo, destacó el acierto del traslado a junio de la carrera dezana que “entró por la puerta grande” en el CERA. Medina también hizo hincapié en que la Escudería Lalín-Deza “innova año tras año” y destacó la incorporación de la Copa Suzuki Swift y la importancia de la repercusión de este tipo de pruebas en la zona donde se realizan. El directivo desveló la adaptación del reglamento a la incorporación de las cámaras robotizadas en el tramo espectáculo y la “seguridad extrema” del Rali do Cocido. El alcalde en funciones de Lalín, Rafael Cuíña, cerró el turno de intervenciones haciendo votos para que la carrera pueda llegar algún día a formar parte del Europeo de rallyes.

Fuente: Faro de Vigo